29 de marzo de 2013


Estaba tendida en mi cama boca arriba, reflexionando sobre el mensaje entre lineas
de su correo electronico.
No lo sé ni entiendo de donde apareció.
Mi amigo tomó mis manos, detrás de la cabeza
mientras levemente me presionaba contra la cama.
y me decía con esos ojos azules brillantes, que era cierto todo lo que me habia escrito.
Enojado, desesperado, tranquilo, herido, sobrecojido
yo no quería entender.

Se fué.

Me quedé sola.

16 de marzo de 2013

Pesadilla en la habitación 12

Muchos amigos, humo, una pieza larga y grande,
De tonos grises y verde olivo.
Estaba un poco mareada.
A lo lejos cerca de la puerta, pude ver como él se iba.
Estaba borracho, empezó hacer un escandalo, a gritarme cosas en alemán.
Mientras senalaba a mi ex, que estaba en un esquina de la sala.
No pude estremecerme tanto, porque estaba anesteciada.
Traté de calmarlo, no pude detenerlo, ni tampoco sentí el impulso de hacerlo.
Antes de cruzar la puerta, me miró con los ojos llenos de lágrimas y grito: Te quiero!

Me senté el sillón horrorizada
suave y voraz, se acercó mi ex,
y me olvidé de la situación.




Desperté y fuí a ver como estaba:
triste.

13 de febrero de 2013

Me bajé en la estación, supongo la central, de alguna ciudad.
Todo muy lúgubre, como post guerra.
Sabía que tenía que esconderme, pero no había otra manera, debía llegar a casa y refugiarme.
No fué fácil. Caminé sin sentido entre desperdicios y calles vacias.
Decidí subirme al metro. Había otros extranjeros, pero dos hombres vestidos normalmente
eran de derecha extremista.
Me comenzaron a hacer preguntar con el fin de ridicularizarme. No lo consiguieron, por mi buen alemán.
Eso no espanto mi miedo.

11 de febrero de 2013

Enfermedad

Un lugar inmerso de personas.
Nos sumergimos en ese mar.
Mis energías no daban para más
mi cuerpo no respondía.
Un pieza amplia. Agitaciónes que iban y venían.
Una camilla se desocupó para mí.
El médico se acercó a mí con enfado.
 No comprendía mi estancia ahí.
Mi madre era mi acompanante aparte del suero.
Ella me pasó mi ficha médica. En ella estaban mis datos.
Mi diagnostico era: M... S. Ja...



16 de enero de 2013

Hace tiempo que no soñaba tan claramente.

Estabamos en casa de alguien. Mi grupo de amigos. No recuerdo exactamente que comimos que haciamos. Sólo recuerdo estar sentada en las piernas de mi mejor amigo. Nos molestabamos como de costumbre.
Ese mismo día en la noche quizás, ibamos a una fiesta, tipo al aire libre, de día, parecía que estabamos en Chile. Quizás lo estabamos porque mis companeros de básica comenzaron a llegar.
Mi mejor amigo estaba vestido gothic lolita, por qué? no lo sé! Pero se puso a bailar con una prima o otra persona, todos encontraron pareja y yo me quedé con mi mejor amiga de básica. Así que ibamos a bailar juntas hasta que llegó un muchacho a invitarla a bailar. Decidí ir entonces, a mirar los puestos de artesania, me quedaba conversando con los vendedores.
Mis papás me recogieron en el auto. Para mi sorpresa, se entendían bien los dos. Mi papá preguntó por M., porque él no lo había visto en la fiesta. Le dije que no había ido, pero en realidad no me acuerdo si estaba.
Mamá me preguntó, si era con M. el muchacho con el cual habia estado. Y le respondí afirmativo.
Mis papas se miraron con caras de complices y rieron.
Tenía que ir a latín ( en mi realidad, hoy en la manana debia asistir a clases de latín)
Yo iba con muchos bolsos, era de noche (o muy temprano en la manana, como suele ser)
Yo llevaba  uno o dos bolsos pezados, quizás también mi guitarra o mi violin.
Tenia que bajar al subterraneo. Pero la escalera era de hielo, y yo andaba con mis botines que se resbalan.
Me demoré demasiado en llegar abajo, que cuando llegué, las clases ya habian terminado.
La Clase estaba al fondo del pasillo, y al entrar el profesor estaba al fondo en una sala de estar.
Creo que fué otro día. Y estabamos en el patio principal de mi colegio de básica.
Ahí estaba mi mejor amigo otra vez, esta vez con mi mejor amiga de básica.
Tenian algo juntos.Nos dimos cuenta que era tarde para llegar a latin, ellos corrieron, pero yo no podia con mis botines bajar las escaleras corriendo.

Llegué tarde nuevamente y esta vez habia una profesora jovencita impartiendo la clase, quien me dijo que copiara la preguntas que eran un ensayo para el exámen.

En un rinon veía anonada como esta nueva pareja se besaba, creo que llegaba otro amigo, a reirse de mi destino quizás.
nuevamente companeros de básica, etc.

Ahora me encontraba en un muelle, no, en un puente en medio de dos barcos.
al cruzas habia que mover una palanca de hierro pezada que cruzaba con debajo del puente en direccion vertical. Esto era para que no se cerraran las puertas que dividian los barcos.
al cruzar me quede observando el agua y me llegó un metal pesado en los dientes. Me dolio muchisimo pero no quebró a mis poderosos de calcio.  Avancé un poco más, hacía una esquina donde tenia que esperar que un bote me viniera a recoger.Me dí cuenta que llevaba un vestido blanco pomposo, como de chinita pero más fino y blanco. La gente lo comentaba. Empezó un guerra entre los dos barcos unidos por el puente y uno del a frente.
Nuevamente esas cosas pesadas de hierros, al parecer eran bombas, porque algunas explotaban, empezaban a caer en mi cuerpo y el cuerpo de otras personas, yo le decia que se agachara, pero bueno, no habia tiempo para eso, me acurruqué en esa esquina y de escudo puse mi almohada sobre mi cara.
Así, no fuí impactada.

Ya más tranquilo todo, caminaba por una calle, donde estaban los buses de la fiesta de hace dias.
Fiesta tipo expo, fonda, etc.
Me subi a un bus, estaba vacio y oscuro. Vi que la conductora era la fea de una companera que me cae mal.
Me miro con cara de suspicacia y me di cuenta de sus intenciones. Queria saltar del bus y hacerlo volcar.
Asi que me apresure a la puerta trasera y al doblar el bus, salté a tierra.

Ella también lo hizo y me puse a aranarla y discutir con ella. Al calmarme me di cuenta que ahora era una amiga violinista de Chile. También llegaba la otra amiga violinista y juntas ibamos a una especie de atardecer mirando nuestros pies.

3 de septiembre de 2012

Son las 4:47 de la manana. Al fin pude abrir los ojos. Lo último que recuerdo, es haber dado vueltas en mi pieza oscura, con mis manos en la cara, apenas caminando. Yo misma me alumbraba.
Intenté mirarme al espejo, pero no podía ver bien, tenia las manos en mi cara, sentia tanta angustia, no paraba de dar vueltas, pensé que estaba realmente despierta...

Esto es como un cuento de Poe, escrito no por Poe.
Viviamos en una gran mansión con mi marido. En la entrada un gran salon sin nada más que estatuas que ha su derecha tenia las largas escaleras de marmol, que conducian hacia la pieza de nuestros hijos.
Alguien nos vino a visitar esa noche, algo quería el o ella de nosotros. De mí se apodero la angustia,
llamaba a mi marido, el no venia en mi auxilio. Me acerque a un portal, nicho, que estaba en el salon.
Y ahi me puse a llorar, a invocarlo, que viniera, pero ya no era yo, era él. Entonces fué ahi donde mis pequenos sintieron mis gritos. Y bajaron sonolientos las escaleras. Primero ella con su vestido largo y sus cabello corto rubio, más atrás venia preocupado mi nino de al medio. Estaba tan confundida(o). Siempre pense que era...mujer y ahora anoraba ver a mi mujer. Tan extrano. Comenzé a subir las escaleras con mi nina en brazos, aún sollozando. Entre en la habitación y ahí estaba él , leyendonles cuentos a nuestros 3 hijos, antes de dormir.
La pieza seria blanca, con sábanas celestes, sólo dos camas vi, estaban paralelas.
Me miraba extranado, aun leyendole a nuestro hijo mayor. Creria que me habia vuelto loca?                        No. No me estaba volviendo loca. Tomé el libro de hojas gruesas y comenzé a leer a mi pequena.
Era sobre barcos que baraban en islas cerca de la costa. Le explicaba con el mapa que venia en el libro.
Me faltaban vocabulario marino en aleman, pero ella me entendía.
De nuevo estaba cerca de ese portal. Habia una estatua y no paraba de sentir angustia. Fué en ese momento en el que crei despertarme y comenze a diambular por pieza...


Antes de eso.
Estabamos con mi hermana postiza, en el auto de mamá postiza. Ella habia dejado una nota pegada en la ventana. Una advertencia más que nada. Que si de verdad no podiamos usar los pedales y no sabiamos manejar el volante, que no hicieramos partir el auto. Yo lo comprendí. Mi acompanante no. Ella ya habia girado la llave, nos estabamos moviendo. Pocas cuadras más allá, caimos hacia un lado del camino, lentamente el auto se dio una vuelta. En la vuelta yo me saque el cinturon y salí por la ventana.
Desde afuera, gire el auto en posición normal y salvé a mi hermana. Estabamos en un frondoso campo.

Y mucho antes de eso.
Comenzó esperando en una fila, para ingresar al banio. Cuando yo era la siguiente, le cedí el puesto a una joven, que me convenció con sus palabras. De repente aparecio mi amiga más antigua (por asi decirlo)
y me critico, que como podia ser tan tonta y ser enganada asi de facil.
Yo me enojé, me molesto, no tenia porque entrometerse en mis decisiones.
Entonces ya no entré al banio. Salimos a un lugar amplio, patio, tenia almacenes, kioskos, llenos de revistas y dulces, yo coleccionaba esas imagenes o intentaba verlas? Esas, como postales, que estaban pegados a esos kioskos que quizás no lo eran. Ella me seguia en cada vuelta que daba y yo cojiendo cada una de esas postales me vengaba.

2 de septiembre de 2012

Iba en la cabina de un tren. Si, era el regional, el rojo de dos pisos. Yo iba abajo en los asientos que van paralelos a la ventana. Escuchaba voces conocidas, risas.No, no podian ser ellos. Me levante de mi puesto y me acerqué a mirar a los asientos más allá. Sí, allí estaban. Él y otra de mis mejores amigas, la de pelo corto, la del nombre de color del cielo. Qué rabia, que impotencia, decepción, Qué hacian juntos?! Ella me miro, no dijo nada. El se acerco a dar sus palabras de tranquilidad. Muy hipócrita, hasta me besó  en un frio corto beso, quizás porque no lo dio con sentimiento o porque no fue bienvenido.Se quedo conmigo algunos momentos, que no me preocupara, que no era nada, sólo una linda amistad. Me olia a todo, menos a eso. Descendimos del tren, los tres, en un pueblo extranio, lleno de pasillos, de comida y artefacto. Como una mezcla de supermercado y feria de las pulgas. Mientras caminabamos, me escabullí al final del pasillo. Pude oir la voz de mi amiga que me llamaba. Me quede entretenida mirando las cajas de cereales. Más tarde apareció ella, pero con otros amigos e iba de la mano de otro muchacho.
Es normal, así es ella. Me abrazo como si tuvieramos una profunda amistad que sólo es de plático y porque nos conviene de alguna otra manera.
No quería abrazar, quería irme de su lado. Ya no era más de confiar. Al parecer logré deshacerme de ella.
Y lo encontré a él mirando en el pasillo de los celulares, me di cuenta que tenia el mio para escuchar música.
Poco me escuchaba a mi. Más tarde apareció a lo lejos, venia con otra mujer y una gran sonrisa de "no es nada, sólo amistad" Ella llevaba un cabello negro liso. Me quedé a solas con ella. Me preguntó a mi si sabia más de él, porque el le dijo que eramos muy buenos amigos. No recuerdo que le comenté, pero ya habia aparecido el de nuevo y estaba vez una muchacha de cabello medianamente corto y de pelo anaranjado claro.Tez blanca y también reian.Ya no queria otra cosa más que vomitar, todo eso me da asco, de él,de mi.

Dentro de este mismo suenio vi la historia de un hombre que queria matar otro hombre. Personas desconocidas. Cuarto de luces tenues y color cafe mohoso predominante. Era angosto y tenia una cama. Ahí estaba la victima, amarrada, adormecida. Sin pensarlo más, el hombre de abrigo largo y sombrero antiguo, disparo a quema ropa al tipo que tenia amarrado y escapo escaleras arriba, abandonando la habitación.
No sé como, pero después de andar entre los pasillo decepcionandome de aquel, llegué a esa escena, a asegurarme de el que tipo estaba realmente muerto, pero no, todavia pedia con sus ojos claros que lo ayudara. A lo que yo tomé el revolver de la mesa y le disparé. Sangre, en mi manos, o en mi chaqueta, se esparramo por la escalera, no era buena asesina, deje todas mis huellas, tenia que esconderme, tenia que huir. Llegué a lo que supuestamente seria mi casa, no recuerdo si ella era mi mamá, y habia ninios de aprox 6 anios. Echaban de menos a su papá, no sabia porque el no volvia. Mierda, ahí me di cuenta que el papá de los ninos, era el hombre a quien habia disparado. Sentí remordimiento y volví a salir de casa.
Entre por la puerta principal a ese departamente. Amplio hall, también oscuro de paredes café.
Busque el nombre del hombre en los timbres, pero no lo recordaba. Mis primas lejanas aparecieron, preguntando que hacia ahi, no dije mucho, no queria verme mas sospechosa de lo que era. Después de ese retraso comenzé a subir por las angostas escaleras cafe y desperté.